Apr 25

Homilia para el cuarto domingo de la Pascua año B

2021 - Padre Satish Joseph

Leer la homila AQUI

Download(Loading)
Apr 25

Homily for the 4th Sunday of Easter, Year B 2021 - Fr. Satish Joseph

Find the text for this Homily HERE

Download(Loading)
Apr 18

Homily for the 3rd Sunday of Easter - Year B 2021 - Fr. Satish Joseph

Find the text of the Homily HERE

Download(Loading)
Apr 12

Homilia para el segundo domingo de la Pascua
el domingo de la misericordia año B

2021 - Padre Satish Joseph

Leer la homila AQUI

Download(Loading)
Apr 11

Homily for the 2nd Sunday of Easter, Divine Mercy Sunday, Year B, 2021, - Satish Joseph

Find the text for this Homily Here

Download(Loading)
Apr 04

Homily for Easter Sunday, Year B 2021 - Fr. Satish Joseph

Find the text for this homily HERE

Download(Loading)
Apr 04

Una pregunta siempre ha plagado mi mente. Si la encarnación de Jesús, su vida, su muerte y resurrección estaban destinadas a ser el punto de cambio en la historia de la humanidad, entonces ¿por qué el mundo sigue siendo un desastre? ¿Cuál es realmente la implicación de la muerte y resurrección de Jesús? ¡Aquí estamos en la Iglesia, celebrando la Pascua! Pero en varias partes del mundo sigue la violencia, siguen las guerras, los niños todavía mueren de hambre, la vida humana sigue siendo destruida, la creación todavía está devastada por nuestro consumismo sin fin y que todavía existe el racismo. Pensaríamos que una pandemia mundial podría unirnos a todos. Hemos rendido incluso esa oportunidad. No me malinterpreten. No estoy siendo pesimista. No estoy mirando el vaso medio vacío. No estoy dudando de la presencia de una inmensa bondad en el mundo. Simplemente lamento que el poder y el potencial de la resurrección de Jesús aún no se hayan realizado. Quizás estoy demasiado ansioso por ver la visión original de Dios para el mundo realizada aquí y ahora.

Mi reflexión para la Pascua se basa en el entendimiento de que la Resurrección no es una solución mágica para el mundo, sino que la Resurrección de Jesús abre una nueva posibilidad y ofrece una nueva promesa. La resurrección es también una invitación, una invitación a unirnos con el Señor resucitado para la obra de la redención humana. 

La resurrección no es mágica

La resurrección se produjo al final de la vida de Jesús. Si Jesús no hubiera sido fiel a la voluntad del Padre, si hubiese abandonado su misión, si no hubiese abrazado su pasión, si no hubiese aceptado la cruz y si no hubiese muerto voluntariamente por la salvación del mundo, no habría Resurrección. Por favor, no me malinterpreten cuando digo esto, pero Jesús tuvo que trabajar hacia la resurrección. Habiendo abrazado el mundo y su naturaleza humana en su encarnación, Jesús pasó 33 años en el mundo trabajando hacia la resurrección. Sí, Dios resucitó a Jesús de entre los muertos. Claro, la resurrección es un milagro, pero no sucedió como por arte de magia. Le quitó todo: su vida, el último aliento, la última gota de sangre. La resurrección se debió a la fidelidad de Jesús, su buena voluntad, su compasión y su justicia. Llegó a ser debido al amor fiel de Jesús por la raza humana. Fue el resultado de su humilde obediencia a la voluntad del Padre. Fue el resultado de su firme confianza en el poder de Dios más allá de la muerte.

Si queremos que el mundo y la condición humana cambien para mejor, no va a suceder como arte de magia. Es Gandhi quien dijo: "¡Sé el cambio que quieres ver el cambio en el mundo!" Pero más que nada, tenemos el ejemplo de Cristo quien transformó la historia humana simplemente dedicando su vida al amor. Este mismo amor, y no la magia, es el secreto para dejar que el poder de la resurrección se apodere del mundo.

La resurrección: una promesa

Es cierto que el mundo está lejos de ser lo que Dios creó. También es cierto que Jesús trabajó duro para restaurar el mundo a la visión original de Dios. A pesar de la muerte y resurrección de Jesús, todavía no hemos llegado. Pero la resurrección de Jesús revela que aquellos que se comprometen con la obra de Dios son exaltados de maneras que desafían nuestra imaginación más salvaje. Cuando los adversarios de Jesús lo metieron en el sepulcro y cubrieron la entrada con una piedra pesada, pensaron que lo había eliminado para siempre. Pensaron que cuando lo enterraron, también habían enterrado su sueño de un mundo nuevo, un mundo que Dios imaginó originalmente. Poco sabían que Dios no puede estar contenido en las entrañas de la tierra. Más bien, la promesa de Dios para aquellos que trabajan por el mundo de Dios es interminable y eterna. La resurrección de Jesús es la realización de la promesa de Dios.

Hoy, en este día de Pascua, debemos mantener la fe. Como Jesús, no debemos perder la esperanza. Como Aquel que resucitó de entre los muertos, nuestro amor nunca debe desvanecerse. La resurrección no es mágica. Es una promesa. Es la promesa de un mundo nuevo, una humanidad renovada, un destino nuevo y la vida eterna para quienes se unen a Cristo resucitado.  

La resurrección: una invitación

 ¡Hoy es la Pascua! ¡Estamos aquí en la Iglesia! Creemos que Jesús es el Hijo de Dios. Creemos que no solo ha resucitado de entre los muertos, sino que está vivo y entre nosotros en este mismo momento. Por esta razón, nos postraremos ante Cristo en adoración y muy pronto recibiremos su mismo Cuerpo y Sangre: el Pan de vida y la Copa de la Salvación. Pero eso no es todo, ¿verdad? Si ese fuera el caso, entonces no había necesidad de que Jesús enviara a sus discípulos a su misión. Pero como el ángel le dijo a María Magdalena, quien fue la primera en ver a Jesús resucitado, “… vayan, digan a Sus discípulos y a Pedro: “Él va delante de ustedes a Galilea; allí lo verán, tal como les dijo” (Mc 16, 7). Si la resurrección no tiene implicaciones para nosotros y para el mundo, entonces no sería necesario que Jesús dijera a sus discípulos: “Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado” (Mt 28, 18-19). Realmente, entonces, la Resurrección es una invitación. La resurrección es una invitación a unirnos a Cristo.

Un día, después de la muerte de Jesús, dos discípulos estaban en el camino de Jerusalén a Emaús (Lc 24, 13-35). Estaban desesperados y abatidos. El Señor los encontró en el camino como a un extraño y les abrió las Escrituras. Cuando llegó la noche, el extraño se reunió con ellos para cenar. Pero esa cena se convirtió en una invitación a regresar a Jerusalén. El resto es historia.

Como los discípulos cuya desesperación se convirtió en esperanza, cuya tristeza se convirtió en alegría, y cuya angustia se convirtió en valor, regresemos hoy a Jerusalén. Como estos dos mismos discípulos, aceptemos la invitación a unirnos a Cristo. Esta Eucaristía es nuestra cena con el Señor resucitado. Él nos invita a continuar el trabajo que inició. La resurrección no es mágica, ni tampoco es la transformación y la renovación del mundo. Pero podemos unirnos a Cristo. Para empezar, comencemos en casa. Que nuestros hogares sean lugares donde el poder de la resurrección esté vivo. Llevémoslo a nuestro trabajo mañana. Infectemos nuestro vecindario con el amor del Señor resucitado. Puede ser que no funcione como magia. Sin embargo, podría haber milagros.

- Padre Satish Joseph

Download(Loading)
Podbean App

Play this podcast on Podbean App